26 mayo, 2024
empresa de seguridad egresor
estudio de abogados mattar

La menor reconoció al muchacho de 18 años en rueda de personas.

La alumna con discapacidad abusada en el interior del Colegio Luján identificó al joven detenido como su abusador, dijeron fuentes judiciales.

Los voceros explicaron que la menor reconoció a Lucas Matías Salinas Gómez (18) en rueda de personas.

Salinas Gómez es el único imputado que tiene la causa y ahora su situación es más complicada debido a que la víctima lo reconoció durante la rueda de personas que se realizó este miércoles.

Fuentes judiciales explicaron que en un primer momento la menor no pudo identificar a su agresor, pero que luego lo reconoció, tanto de frente como de ambos perfiles. Cabe resaltar que Salinas Gómez estuvo junto a otras personas que se le parecen delante de la víctima, a la que no vieron. Sin embargo ella sí, y dijo que Salinas Gómez fue quien la atacó.

Se trata de una prueba clave para la acusación que Fiscalía sostiene contra el sospechoso.

EL CASO

Lucas Matías Salinas Gómez (18) es el único sospechoso de haber violado a la niña con discapacidad (sin asistencia de una DAI) en horario de clase, en los baños del Colegio Nuestra Señora de Luján, Capital, donde ambos son alumnos, la mañana del 10 de mayo pasado.

Fue imputado el pasado viernes, día en el que el juez de Garantías Eugenio Barbera resolvió dictarle dos meses de prisión preventiva en la cárcel de Chimbas.

Salinas Gómez tenía pedido de captura desde el último 9 de junio, pero recién cayó el miércoles de la semana pasada en su casa.

Ese día viernes, el fiscal Eduardo Gallastegui y el ayudante fiscal Emiliano Usín (UFI Anivi) consideraron que violó a la niña introduciéndole un dedo en sus genitales. Y que por la escala penal del delito (6 a 15 años) y sus evasivas y las de su padre para que no sea detenido, cabía aplicarle 90 días de prisión preventiva. Agustín Idemi (Parte Querellante) solicitó encerrarlo 6 meses e igual plazo para investigarlo.

La defensa, representada por Reinaldo Bedini y Paola Natacha Ibáñez, argumentó que de acuerdo a los hechos relatados por Fiscalía no se desprendía que hubiera existido una violación, más aún después de que el médico que examinó a la menor no detectara lesiones en sus genitales. Además, cuestionó que tanto la madre como el director del colegio apuntaran a su cliente por versiones de otros y por fotos que les enviaron por Whatsapp. La defensa también aportó dos testigos para probar que el 10 de mayo, el chico estuvo en clases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
Twitter
Instagram