18 mayo, 2024
empresa de seguridad egresor
estudio de abogados mattar

Martín Fullana, del Programa de Tabaquismo, explicó cómo funcionan los consultorios que atienden a las personas que deseen dejar de fumar. “Se estima que el 21% de los sanjuaninos fuman”, añadió.

Cada 31 de mayo se celebra el Día Mundial Sin Tabaco, una efeméride promulgada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 1987, con el objetivo de informar y concienciar a las personas sobre los efectos nocivos y letales del consumo de tabaco y de la exposición pasiva al humo de esta sustancia. En San Juan, desde hace al menos tres años funciona el Programa Provincial de Tabaquismo que se encuentra en 18 centros de salud.

Martín Fullana, coordinador de dicho programa, habló  y detalló que estos centros que se encuentran distribuidos en todo San Juan y son relativamente nuevos ya que comenzaron a funcionar después de la pandemia de COVID-19. Pero, la provincia ya cuenta con algunos números en referencia a los fumadores locales.

Se estima de acuerdo a las estadísticas provinciales, el 21% de los sanjuaninos fuman. De ese número, hay personas que se acercaron hasta algún centro de salud y previo turno accedieron a un tratamiento para dejar de fumar.

Fullana aclaró que el 50% de las personas que se encontraron en tratamiento lograron dejar de fumar, mientras que el 20% tuvo recaídas y el otro porcentaje abandonó el tratamiento.

Comprometerse a dejar el tabaco

Cómo funcionan los consultorios para dejar de fumar

El referente del programa explicó que luego de fijar un turno con un médico referente del programa se realiza la primera consulta en la que se realizan algunas preguntas como: edad, cuántos cigarrillos por día fuman, porque quieren dejar de fumar, etc.

Luego de esto se propone que el paciente establezca un día fijo dentro de dos semanas o un mes en el que se propone dejar de fumar. En la previa se sugiere que el fumador deje de fumar en la casa, en el auto y en lugares públicos.

Una vez que llega el día estipulado se tienen en cuenta tres pilares:

-Física-química: Se tiene en cuenta el grado de dependencia al fumar y la motivación para dejar esta adicción. Se hace un test que mide la depresión o la ansiedad y así se establece la terapia farmacológica que alivia la abstinencia y se intenta de a poco eliminar la tendencia química de la nicotina-.

-Componente social se evalúa el entorno del paciente si es que tiene amigos o familia fumadores.

-Psicológico en donde se evalúa el acompañamiento de un profesional ya que no hay que olvidar que el cigarrillo fue un compañero de vida que estuvo en situaciones de estrés y ese vínculo nocivo impacta en la psiquis.

En el primer mes que deja de fumar se da un turno cada una o dos semanas y después del mes que pasa el riesgo de recaída que es lo que se conoce como craving (deseo imperioso de fumar) que sólo dura unos segundos se les enseña técnicas para superar ese deseo y con la terapia farmacológica se entrega parches de nicotina o chicles que eliminan saca el deseo agudo de fumar.

Estos son los centros que son parte del programa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
Twitter
Instagram